GENTE MOLONA

¿Qué bilbaíno ha comprado un whisky de 8.200 euros?

whisky glenrothes

whisky glenrothes

Manu Iturregi, del Residence, y un coleccionista anónimo se han traído a Bilbao dos de las botellas de Glenrothes más caras del mundo

 

Se conocen desde hace un tiempo. Ambos son amantes del whisky y han compartido experiencias sobre la barra del Residence. Uno a cada lado. Son el bartender Manu Iturregi y un coleccionista anónimo.

 

Ambos se han traído a Bilbao dos de las botellas más caras del mundo del whisky escocés The Glenrothes.

 

Mejor dicho: se las han traído a Bilbao los responsables de Berry Bros&Rudd, la casa de destilados más antigua de Europa. Para que te hagas una idea: su tienda de Londres lleva abierta, en el mismo lugar, desde 1698.

 

Y son ellos quienes deciden qué entra y qué no en la bodega de la reina de Inglaterra. Pero estábamos hablando de las dos botellas de whisky que han llegado a Bilbao.

 

Manu Iturregi

 

Son dos ediciones limitadas, evidentemente. La primera, The Glenrothes Vintage 68, la ha comprado el coleccionista bilbaíno por 8.200 euros. ¿Cómo te quedas?

 

La segunda, The Glenrothes Vintage 76, es la de Manu Iturregi y cuesta 950 euros.

 

Son los primeros ejemplares de ambas referencias que se venden en España. Motivo suficiente para que esta firma de whisky premium organizara algo especial en Bilbao. Les entregaron sus botellas después de una cena maridada con whisky y música en vinilo.

 

Esta experiencia gastronómica se llama Vintage Vinyls Tasting Dinner y se celebró en el restaurante Club Naútico del hotel López de Haro.

 

The Glenrothes

 

El chef diseñó un menú que encajara con las notas de cata de 4 whiskys de la firma. Un musicólogo hizo lo mismo con varios vinilos míticos de la historia.

 

EL MENÚ

 

  • La cena comenzó con un ravioli de salmón curado a la sal de Añana, relleno de centollo. En la primera copa, el toque avainillado de Glenrothes Vintage 2001. Y la aguja hizo sonar Pet Sound de Beach Boys.

 

  • El siguiente plato fue un carpaccio de cigala y berberechos, con vinagreta y huevas de trucha. Muy sorprendente probarlo junto al Peated Cask Reserve, el whisky que se ha llevado la Medalla de Oro 2016 de The Scotch Whisky Master. Tenía que sonar Sinatra para acompañarlo.

 

  • Llegó el tercer plato. El mejor a mi juicio: tataki de atún rojo con sésamo y verduritas al wok. Ligeramente picante, potente, como el Vintage Reserve de Glenrothes y la música de Roy Orbison.

 

The Glenrothes

 

  • Y vino la carne. Solomillo con puré trufado de patata y pimientos asados. El whisky que le acompañó fue el Sherry Cask Reserve, madurado en barricas que antes habían guardado vino de jerez. Sonaba Without Fear de The Goverment.

 

  • De postre, brownie, helado de chocolate blanco y salsa de chocolate negro. Un cóctel con base de whisky y el vinilo producido para The Glenrothes por Manuel Cabezalí, productor de Christina Rosenvinge o Russian Red.

 

LA BOTELLA DE 8.200 EUROS

 

Fue toda una experiencia, pero te estarás preguntando cómo es ese whisky que vale 8.200 euros.

 

Se destiló en noviembre de 1968. Pasó 45 años dentro de una barrica hasta que, en 2013, el malt master de The Glenrothes consideró que había alcanzado su punto perfecto. Se embotellaron solo 145 botellas.

 

Y una de ellas está en Bilbao.

 

The Glenrothes

 

Parece que, de momento, su dueño no va a descorcharla. Según comentó cuando la tuvo en la mano, piensa guardarla junto al resto de su colección.

 

¿Cómo sabrá? Le entra a uno curiosidad, ¿no?

  

¿Quieres más planes sabrosos en tu bandeja de entrada?

APÚNTATE A LA LISTA

 

Más GENTE MOLONA

1 comentario

  • Respuesta
    bilbidiotas
    2 febrero, 2017 at 11:18

    bilbao se esta idiotiando. Mucho postureo y mucha tontería. Bares y restaurantes sin personalidad, dignos de franquicia. Bilbao pierde su encanto. Veremos que en 5 años el casco viejo está lleno de macdonalds, pans, … el montaditos y el fosters ya han llegado. adios a la personalidad bilbaina. Bienvenida a la ciudad simil de cientos de ciudades en el mundo.

  • Deja tu comentario