LOCALES CON ENCANTO

Los Fueros

Los Fueros Bilbao

Los-fueros-bilbao-1

 

¿Por qué no había ido a comer antes a Los Fueros? Pues no tengo ni idea. Supongo que no sabía lo que me estaba perdiendo.

 

Y el asunto es ‘grave’. Dicen que no eres de Bilbao si no has comido unas gambitas en Los Fueros y yo he tardado más de tres décadas. Ya me vale.

Como era de esperar, ahora que he pasado por allí, estoy buscando otra excusa para volver.

Pero empecemos por el principio.

Los Fueros es el bar más antiguo de Bilbao. Lleva en el Casco Viejo desde 1878, aunque al principio se llamara Colón.

Le bautizaron con el nombre actual, el de su calle, en 1930.

 

Los Fueros Bilbao

 

Y hace un par de años se produjo el tercer gran cambio: Fernando Canales compró Los Fueros y puso al frente de la cocina a Paul Ibarra, el chef que dirigía el departamento de I+D del restaurante Etxanobe.

¿Y qué ocurrió? Los Fueros evolucionó como lo hizo años atrás la propia ciudad. En esencia es la misma, pero es moderna y mira al futuro.

En Los Fueros las recetas más clásicas de Bilbao se revientan para volver a sorprendernos. Sin estridencias, ¿eh?

Le bastan unos toques para hacernos levantar la ceja al primer mordisco.

Vamos por partes: hay carta y dos menús degustación. Nosotros probamos el que bautizaron como “De Bilbao de toda la vida”.

Ya te digo que ando a la caza de excusas para ir a ‘catar’ el otro: el menú del chef.

 

De Bilbao de toda la vida

 

El festín, de ocho platos, empezó con una ensaladilla. Sí. Ensaladilla. Posiblemente, la mejor que he comido nunca.

¿Será que la mahonesa es de huevo frito? No sé. Cuando la probamos, se acabó la conversación :)

 

Los Fueros Bilbao

Los Fueros Bilbao

 

El segundo asalto fue el guiño más vanguardista. Sobre una lata de conservas llegó un pieza de empanada, coronada por un lomo de anchoas.

Al pez sólo le había tocado un golpe de soplete por el lado de la piel y le acompañaban unas tiras de zanahoria en escabeche.

El pescado, soberbio. Y la verdura fue un contraste de textura alucinante.

La pregunta en la mesa fue: “¿la zanahoria puede saber así?”. Creo que sólo ocurre si está Paul Ibarra en la cocina.

 

Los Fueros Bilbao

Los-fueros-bilbao-6

 

Los siguientes platos son un homenaje ‘de aupa’ a la cocina más chirene:

Buñuelos de bacalao, gambitas a la plancha, morcilla de Bizkaia, merluza albardada y costilla de euskal txerri asada. Mejor que en brazos oiga!

 

Los Fueros Bilbao

Los Fueros Bilbao

 

Y de repente, apareció el postre y casi se me saltan las lágrimas.

A mí, que paso bastante del dulce.

Pero esa torrija con helado de arroz con leche es una cosa loca. La debería recetar Osakidetza.

 

Los-fueros-bilbao-11

 

Por cierto: el vino está incluido en el menú (36 euros). Nosotros empezamos con un blanco verdejo de Marqués de Riscal y después de las gambas pasamos a un tinto Monte Real de Familia.

Pero no quiero terminar sin decir una cosa: empecé a disfrutar de Los Fueros un día antes de la comida, cuando llamé para reservar mesa.

Fueron tan amables que se me hizo hasta raro. En serio.

Cada vez son más caras las sonrisas y las ganas de agradar, así que cuando encuentras un sitio en el que tratan en todo momento de que te sientas a gusto, dan ganas de quedarse a vivir.

Venga, dime alguna excusa que se te ocurra que tengo que volver, entre otras cosas, para probar su Fualimotxo. Enjoy Sukalking!

¿Donde está? En la calle Los Fueros, 6.

LOCALES CON ENCANTO

Basquery

Basquery Bilbao Elizegi

Basquery Bilbao Elizegi

 

Brewpub, colmado, obrador, tostador de café… Basquery es lo más parecido a un taller artesano de la gastronomía

 

Bilbao ya tiene su primer brewpub y se llama Basquery. Hasta ahora teníamos buenísimas opciones para paladear cerveza artesana, pero por primera vez un local de Bilbao fabrica ‘in situ’ la cerveza que sale de sus grifos.

Leer más


LOCALES CON ENCANTO

The Wicklow Arms

The Wicklow Arms Bilbao

The Wicklow Arms Bilbao

 

El segundo pub irlandés más pequeño del mundo está en Bilbao y se llama The Wicklow Arms

 

Hay un condado irlandés en el centro de Bilbao. Lleva ahí desde 1995. En Estraunza. Se llama The Wicklow Arms y es mucho más que el bar en el que se reúne la colonia anglo-irlandesa de Bilbao.

 

Es su embajada. Cruzar su puerta es saltar directamente a la isla esmeralda. ¿Pasamos?

Leer más


LOCALES CON ENCANTO

Le Jardin Gourmand

Le Jardin Gourmand

Le Jardin Gourmand

¿Qué se esconde detrás de las cortinas de Le Jardín Gourmand? Asómate.

 

Han robado un trocito de París y lo han escondido en Bilbao. ¿Quién ha sido? El culpable es David y ese pequeño rincón parisino se llama Le Jardin Gourmand.

 

Está escondido, pero a la vista de todos, en la calle Cosme Echevarrieta. Si pasas por delante de Le Jardin Gourmand verás un carro con flores y una tienda gourmet. ¿Una más?

 

No. Oculto tras el cortinón del fondo, hay un delicado salón de té. Crúzalo. Darás un salto en el espacio y en el tiempo. Las maderas nobles del mobiliario, la porcelana fina de tazas y teteras, la cubertería y el servicio … Ya no estás en el Ensanche de Bilbao. Estás en algún famoso café de París.

 

Le Jardin Gourmand

Le Jardin Gourmand

 

Además de café y té, en su media docena de mesas puedes probar las especialidades de la tienda: foie, charcutería normanda, confituras, una increíble selección de quesos franceses, repostería que llega de París dos veces por semana… Y, claro, vino y champagne.

 

Incluso el pan es el mismo de las boulangeries parisinas. Lo hornean en la propia tienda, a diario, pero la masa viene desde la orilla del Sena.

 

Tienes que ver cómo se sirve el té en Le Jardín Gourmand.  Sobre una bandeja de plata, unas tazas y una tetera de porcelana decorada harán que te gires por si acaso es María Antonieta la que ocupa la mesa de al lado.

 

Le Jardín Gourmand Bilbao

Le Jardin Gourmand Bilbao

 

Es el trato que dispensan a todo el que entra en casa de esta familia francesa de abuelos vizcaínos. La suegra de David es de Bilbao. Por eso ha sido el botxo la ciudad elegida para abrir esta sucursal parisienne.

 

Nosotros tomamos dos cafés con leche y una tostada de salmón ahumado, otra de sus especialidades.

 

La verdad es que teníamos los ojos como platos. Logran que te olvides de dónde estás y del tiempo.

 

El azucarero de plata, el tarro con miel en el que la cucharilla está coronada por una torre Eiffel… La leche llega a parte en una jarrita de porcelana y, por supuesto, las servilletas son de tela blanca con bordados. Está claro que en este salón no hay sitio para servilleteros de bar.

 

Le Jardin Gourmand Bilbao

Le Jardin Gourmand Bilbao

 

A cada sorbo vas descubriendo algo. Un adorno en la alacena, la decoración de la silla del falso patio de luz, la colección de fotografías en las paredes…. Ahí está la famosa ‘Man with rabbit by Eiffel Tower 1941’. La instantánea de Robert Doisneau es un pedacito del alma intemporal de la ciudad de la luz. Y te transporta allá sin remedio.

 

La música, francesa, por supuesto. Y el reloj deja de tener sentido. A Le Jardin Gourmand no se entra para tomar un café rapidito y seguir el camino.

 

Carta de té y comidas ligeras

 

Si te gusta el té, siéntate y disfruta: pakistaní, negro, azul, blanco, té verde con cava y fresas, o rojo con nueces y caramelo. Te costará elegir.

 

Y si quieres picar algo, te lo estarás imaginando: quiche Lorraine, croque Monsieur, cammenbert caliente con miel… Y, claro, las especialidades que venden en la tienda.

 

Nosotros, después del café y el salmón, pasamos por el mostrador y nos llevamos la cena en una bolsita de papel.

 

Le jardin Gourmand Bilbao

le-jardin-gourmand-Bilbao-15

 

David nos ganó en la tienda. Él disfruta enseñando el género y explicando cada uno de los detalles por los que su colmado es un lugar único. Cualquier queso o embutido que te llame la atención te lo dará a probar antes de servirlo.

 

“Los quesos están todos elaborados con leche cruda“, explica en una mezcla de francés y castellano. Más francés que castellano. Le va cogiendo el truco a nuestro idioma, pero aún le cuesta.

 

“Trabajamos con un distribuidor de Lyon que recorre Francia buscando los mejores quesos y cada martes nos hace un envío. Los jueves recibimos piezas nuevas absolutamente frescas. Así conseguimos rotar la oferta y que todo sea nuevo”.

 

Le jardin Gourmand Bilbao

Le jardin Gourmand Bilbao

 

Después de charlar largo y tendido nos marchamos con media docena de quesos y dos embutidos normandos de ‘chapeau’: un lomo ahumado y un salchichón con pimienta.

 

Entre los quesos, algunos clásicos como el Morbier y el Roquefort y cosas menos habituales como una torta de Saint Felicien y una delicia: un Tomme del departamento de Berry, al que dan diferentes acabados: a la albahaca (por eso es verde) con tomate y olivas o a la trufa. Déjate sorprender.

 

Queda pendiente una segunda visita a este pedacito de Francia. Quiero volver a sentarme en esa trastienda porque estoy segura de que pasé por alto muchos detalles. Y esa vez, que sea David quien elija lo que sale a la mesa.


LOCALES CON ENCANTO

El laterío, una taberna portuguesa en Marzana

el-laterio-bilbao-7

El laterío Bilbao

Sardinas, bacalhao, vinho verde… El laterío es un pedacito de mar portugués en Bilbao la Vieja

 

¿Podíamos añadir un ingrediente más a la zona de Marzana? Sí. Una taberna portuguesa especializada en conservas. Y se llama El Laterío.

 

Laterío: una palabra mexicana que define un conjunto de latas de conserva. Me encanta cuando una sola palabra expresa todo lo que hay que decir. Deformación profesional. Pero volvamos a lo nuestro.

 

El Laterio, el nuevo bar del corazón de Bilbao la Vieja, es precisamente eso: una taberna especializada en conservas de pescado.

 

Levantó la persiana, hace menos de dos semanas, en la calle Aretxaga: el epicentro gastronómico del barrio. Y no es lo que parece por fuera.

 

El laterío

El laterío

 

Desde la puerta, verás un bar pequeñito con vitrinas de madera ajada llenas de conservas. Pero si pasas hasta el fondo, te sentirás en el puertito de algún pueblo sin nombre de la costa portuguesa.

 

Pero con la baldosa de Bilbao bajo tus pies. Eso sí.

 

Sólo hay dos mesas en la trastienda y la escasa luz de un neón, dos faroles y algunas velas. Un rinconcito peculiar en el que sentarse a picar algo.

 

Es fácil imaginar en la mesa de al lado a un viejo pescador rumiando su mala suerte, con una colilla entre los labios, mientras suena un fado. Y haría bien El laterío en optar por música lusa en vez del techno británico que sonó mientras comíamos.

 

El laterío Bilbao

 

En la barra hay más jaleo de gente reclamando su marianito preparado, pero la trastienda es un espacio coqueto e intencionadamente descuidado, con paredes de ladrillo desnudo.

 

Y, sobre todo, una carta de picoteo en conserva muy curiosa. Puedes improvisar una comida ligera si te apetece.

 

Se pide en la barra y cada uno lleva su comida a la mesa. A mí no me molesta en absoluto, pero lo comento porque el tema trajo cola con la apertura del Happy River, a pocos metros de El laterío, por cierto.

 

Nosotros elegimos un poco de todo para picar y, viendo la comanda, no tardaron en recomendarnos un vinho verde para acompañar. Un acierto.

 

El laterío Bilbao

 

Las conservas me sorprendieron. Sobre todo, las ahumadas.

 

Nosotros empezamos con un salmón en aceite de oliva. Mucho más fino de lo que me imaginaba. Eso sí, hay que tener el pan siempre cerca.

 

Continuamos con paté de atún y pulpo ahumado. Este último es un bocado potente.

 

Y terminamos con sardinas ahumadas. Para quitarse el sombrero. No las probé muy convencida y me parecieron riquísimas.

 

El laterío

 

Las raciones son ideales para compartir. Entre cuatro, podéis probar un poco de todo y haceros una idea de cómo es toda la carta.

 

Además del producto portugués, hay anchoillas de Santoña y zamburiñas gallegas, pero eso lo comemos más a menudo.

 

Nosotros dejamos pendiente para la próxima el bacalhao a la portuguesa. Siempre hay que dejar algo sin probar para tener excusas para volver.

 

Si te quedas con ganas de postre, estás en buen sitio: cruza la calle. Enfrente está el Bihotz.

 

¿Qué te parece esta nueva propuesta en Bilbao la Vieja?


LOCALES CON ENCANTO

Así es el nuevo Happy River Bilbao

Happy River Bilbao

Happy River Bilbao

Happy River Bilbao es un oasis urbano con una peculiar terraza y tres barras diferentes: comida japonesa, picoteo y cócteles

 

Ha sido la sensación de los últimos días en Bilbao: la apertura de Happy River. Imposible no fijarse en este nuevo local al pasar por el muelle de la Merced.

 

Un enorme luminoso indica cuál es el nuevo ‘place to be’ del botxo. Y, desde luego, es una propuesta diferente a lo que ya teníamos.

 

¿Por qué? En primer lugar, han sabido crear una atmósfera especial. Cientos de plantas, madera, mármol, telas, colores, luces de verbena, hamacas… Todo tiene un aire tropical que invita a relajarse un rato.

 

Lo han diseñado ellos mismos porque detrás de Happy River está la familia Marchante, conocida en Bilbao por su estudio de interiorismo: Rosita.

 

Happy River Bilbao

happy-river-bilbao-2

 

En segundo lugar, aúna en un solo local tres propuestas gastronómicas diferentes:

 

  • Un barra central de picoteo informal, tapas y hambuguesas.
  • Otra barra de comida japonesa: Ondori Izakaya
  • El córner de cócteles de Mind Shakers

 

Un detalle: la comida siempre sale en raciones pensadas para compartir y, si te fijas, sólo hay cubiertos de postre. La razón es que Happy River quiere ser un espacio informal para cuando te apetece picar algo con amigos o en pareja. No tanto un restaurante convencional.

 

Happy River Bilbao

Happy River Bilbao

 

Ahí está el tercer motivo que le hace diferente. No es un bar normal, ni tampoco un restaurante al uso. Me explico:

 

Digo que no es un bar normal porque no puedes ir a la barra y tomar algo de pie. Siempre van a darte una mesa. La idea es que Happy River sea un lugar en el que hacer una pausa, no un bar de ronda y poteo.

 

Por eso, te saludarán en la misma puerta y te acompañarán a una mesa. A partir de ahí, tú decides si quieres una cerveza, un vino, un cóctel o si te apetece también picar algo.

 

Happy River

Happy River Bilbao

 

La bebida, te la llevarán a la mesa. Pero si quieres comer algo, tienes que acercarte a la barra que prefieras y decir qué te apetece. Tomarán nota y te darán un avisador para que vuelvas a la mesa tranquilamente. El aparato vibrará cuando la comida esté lista y te la entregan en la barra en una bandeja de madera.

 

Pero, ¿qué tomamos en Happy River?

 

Mi primera recomendación es que eches un ojo a la carta de cócteles y combinados. Casi puedes escoger a ciegas.

 

Detrás de la barra están los Mind Shakers y eso es garantía de que la copa que llegue a la mesa nos va a hacer disfrutar. Ya te hablé de ellos cuando probamos La mula de Moscú. Y no puedo recomendarte un solo cóctel.

 

El Bloody Mary está buenísimo; el Mula de Moscú, lo bordan; el Cosmopolitan sabe a Cosmopolitan de verdad, nada de jariguays raros; el Espresso Martini o el mismo Gin Tonic…

 

Happy River Bilbao

Happy River Bilbao

 

Y la segunda recomendación es la carta de comida japonesa: la barra de Ondori Izakaya.

 

Todos los platos tienen una vuelta de tuerca que sorprende. Un toque de mostaza, una salsa de anchoas… Algo. Puedes elegir entre rolls, nigiris, sashimi y platos cocinados: tartar, gyozas, bao de carrillera, tataki… Y también un par de postres.

 

Pero sobre todo, no se andan con tonterías. Los tacos de atún rojo que trajimos a la mesa eran para ponerles un altar.

 

Happy River Bilbao

Happy River Bilbao

 

En la barra central está el picoteo. Nosotros sólo probamos un ceviche de lubina y vieiras porque nos apetecía más el japonés, pero hay nachos, humus, berenjenas con miel, sincronizadas con guacamole…

 

Y me han chivado que la ensaladilla rusa tiene su aquel.

 

También hay varias ensaladas y la hamburguesa Happy River, que puede ser de ternera o vegana.

 

Por cierto: fuera de los horarios de cocina, entre las 16.00 y las 20.00 horas, mantienen una carta de ‘servicios mínimos’ bastante amplia. Si vas a deshoras,, también puedes picotear algo.

 

Happy River Bilbao

Happy River Bilbao

 

Dos detalles importantes: reservan mesa sólo para grupos de 6 personas o más, y cierran lunes y martes

 

Estuvimos muy a gusto y eso que los primeros días de cualquier negocio siempre son un poco caóticos. Cuando cojan el ritmo, ojo con este local, porque esa terraza climatizada junto a la ría es un lujo.

 

Y han elegido a conciencia la oferta gastronómica. Sobre Mind Shakers, sobran las palabras, pero el japonés está realmente bien. Le ha salido un competidor al Wasabi.

 

Bueno, cuéntame. ¿Ganas de probar el Happy River?


LOCALES CON ENCANTO

Charamel Gozotegia… y la chocolateta

Charamel Gozotegia

Charamel Gozotegia

Charamel Gozotegia es aire fresco para la pastelería bilbaína: dulces internacionales, clásicos renovados y… la chocolateta.

 

Charamel Gozotegia es diferente. Por eso se ha ganado su espacio entre los locales más dulces de Bilbao en tan poco tiempo. Llegó al Casco Viejo con la intención de agitar un poco la forma de hacer repostería y vaya si lo ha hecho. Ahora suma a su oferta un dulce peculiar: la chocolateta.
Leer más


LOCALES CON ENCANTO

Panda Restaurant, el estilo mediterrAsian

Panda Restaurant Bilbao

Panda Restaurant Bilbao

 

El nuevo Panda Restaurant es otra vuelta de tuerca a la cocina fusión: street food asiático con toques mediterráneos.

 

Nos vamos de viaje. Pasaremos por China, Japón, Tailandia, Vietnam… Pero, ojo. Nos llevamos aceite de oliva en la maleta y algún que otro ingrediente de la cocina mediterránea. Es el estilo mediterrAsian del Panda Restaurant, el nuevo local al que todo el mundo mira al pasar por la calle Gardoki. Leer más


LOCALES CON ENCANTO

La mula de Moscú

La mula de Moscú Bilbao

La mula de Moscú Bilbao

 

La mula de Moscú es el nuevo proyectazo de los Mind Shakers: una coctelería con picoteo de 10

 

Sin rodeos: Bilbao tiene un nuevo ‘must’ y se llama La mula de Moscú. Es una coctelería con una carta de picoteo redonda. Un 10 para los chicos de Mind Shakers. Porque son ellos quienes están detrás de la barra.

 

Hasta ahora habíamos podido probar sus cócteles en algún que otro evento, pero por fin tienen su propio espacio en Bilbao. ¡Y qué espacio! Han creado un local en el que estar realmente a gusto.

 

Está en el número 15 de Alameda Recalde.

La mula de Moscú Bilbao

La mula de Moscú Bilbao

 

Sabes cuando sales de un local y piensas “qué bien todo, ¿no?”. Pues así salí hace un par de días de La mula de Moscú. Y eso que no soy muy fan de los combinados.

 

Empezamos pidiendo un par de cócteles y algo para picar. Terminamos añadiendo postre, café, gin tonic… y nos marchamos porque se acercaba la hora de cierre. Pero volveremos. Sin duda.

 

¿Qué tomamos? Un Bloody Mary y, como no podía ser de otra forma, una Mula de Moscú. Chapeau. Buenísimos. Con su punto justo de todo.

 

La mula de Moscú Bilbao

La mula de Moscú Bilbao

 

Nos proponen en su carta más de 30 cócteles y combinados. Y apuntan al pie que recomiendan un consumo responsable. Yo creo que lo más responsable es ir probándolos todos. Poco a poco. Pero todos.

 

Los clásicos, los de temporada, los recomendados por la casa…

 

El picoteo

 

Y como no es bueno beber con el estómago vacío, pasamos la página y elegimos picoteo. Nosotros empezamos con un ceviche de atún rojo. No lo puedo evitar. Si hay atún rojo, lo tengo que pedir. Y éste estaba muy rico.

 

Después, dos sandwiches. Uno de pollo marinado, rúcula, mozarella y tomate. El otro, de salmón al eneldo. También con rúcula, mozarella y tomate. Estuvimos un rato debatiendo cuál estaba más rico, pero la cosa terminó en tablas.

 

La mula de Moscú Bilbao

la-mula-de-moscu-bilbao-11

 

Después del éxito, tuvimos que continuar probando la tabla de quesos con tostas y mermeladas. Otra debilidad. Creo que fui ratón en otra vida.

 

Tenía queso brie, un roquefort y otro similar al comté. Buenísimos. Se los sirve La petite fromagerie, osea que figúrate.

 

En carta también hay unos nachos con gacamole, queso ricota y salsa tomateña que tienen mi nombre. Y guiozas de pollo con salsa chili dulce. Y nuggets con miel curry y mostaza. Y pan bao de carrillera al curry rojo. Y… ¿cuándo vamos?

 

La mula de Moscú Bilbao

La mula de Moscú Bilbao

 

Tomamos café, pero nos corroía la duda: ¿qué tal estará el gin tonic? Y lo comprobamos, claro.

 

Estaba buenísimo. Les contamos qué ginebras suelen gustarnos y nos aconsejaron un gin tonic ‘menorquín’ con Xoriguer. Recuérdame que la próxima vez pida dos. Que estas cosas cuesta ponerlas en gananciales.

 

La mula de Moscú Bilbao

La mula de Moscú Bilbao

 

Creo que no hace falta conclusión. Salimos más felices que unas pascuas con un nuevo local en nuestra lista de imprescindibles.

 

Lleva poco más de mes y medio abierto, pero está de bote en bote. Por cierto: el local no sólo sirve cócteles y combinados. Si no te apetece, hay cañero de cerveza, refrescos, vino… Un bar normal, vamos.

 

Pero prueba alguno, que están de lujo. En serio.

 

HORARIO

De lunes a jueves: 16.00 – 01.00

Viernes y sábado: 16.00 – 02.30

Domingo: 13.00 – 16.00

 

Insisto, ¿cuándo volvemos?


LOCALES CON ENCANTO

El 18 Lobster Bar

Lobster Bar Bilbao

Lobster Bar Bilbao

 

Zamburiñas, roll de bogavante, carpaccio de carabineros… No suena mal la carta del Lobster Bar, ¿no?

 

El 18 Lobster Bar ha echado abajo uno de mis mayores prejuicios gastronómicos: las marisquerías. Lo reconozco. Veo un cartel de “marisquería” y salgo corriendo en dirección contraria. No me fío.

 

Pero, tanto oía hablar del 18 Lobster Bar, que decidí ir a probarlo. Y no sólo debo darles la razón a quienes me lo recomendaron. Diría que se quedaron cortos.

 

Lo digo porque todo el mundo habla de su famoso roll de bogavante caliente y es injusto. En la carta del Lobster hay muchos más platos reseñables.

 

Lobster Bar Bilbao

 

Éste es el famoso roll. Muy rico, si señor. Lleva bastante marisco y está muy bien aliñado.

 

Una solución sobresaliente para una de esas cenas rápidas en las que tampoco te apetece complicarte mucho, ni engordar la cuenta. De echo, viene acompañado de una pequeña ensalada y patatas.

 

Lo dicho: un plato único fantástico cuando buscas algo más elaborado que la típica hamburguesa, pero quieres una comida desenfadada.

 

Ahora bien. Si tu intención es darte un homenaje, la carta del 18 Lobster Bar da mucho más de sí.

 

Lobster Bar Bilbao

 

Para empezar…

 

¿Has visto la primera foto? Zamburiñas. Reconozco que las pedí sin demasiada convicción. No me fiaba mucho, vaya.

 

Error por mi parte. Llegaron a la mesa con una pinta estupenda y estaban riquísimas. No sé con qué las habían aliñado, pero comería a cucharadas lo que quiera que fuese esa mezcla.

 

También probamos otro entrante: el carpaccio de carabineros. Te diría que me supo a poco. Señal de que muy malo no estaba, si se nos acabó rápido, ¿no?

 

Lobster Bar Bilbao

 

Y más bogavante

 

Llegaron los segundos platos y yo había pedido el roll de bogavante, pero quienes venían conmigo me dejaron catar su plato para contártelo.

 

Eligieron, sabiamente, el arroz con bogavante.

 

En serio, creo que es uno de los platos que más miedo me da pedir en un restaurante. Me han servido demasiados arroces desastrosos. Pero el arroz con bogavante del Lobster Bar estaba increíble.

 

Jugoso, sabroso y no escatiman con la pieza de marisco.

 

Lobster Bar Bilbao

 

Vi pasar de largo hacia otras mesas camarones, langostas cocinadas en dos tiempos, pescados al horno… Muy buena pinta.

 

Y los postres también aprueban. Como catadora oficial de torrijas caseras, afirmo que la del Lobster está muy rica :)

 

Por cierto: no me quiero olvidar de un detalle. Su gilda de bogavante.

 

La probé por primera vez en el Bilbokatessen y fue uno de mis pintxos favoritos de todo el concurso. Llevan un paso más allá la gilda de toda la vida y la mezcla es un acierto. Pruébala y me cuentas.

 

Lobster Bar Bilbao

 

El local no es muy grande y, con razón, se ha puesto de moda. Así que, mejor reserva si quieres asegurarte una mesa.

 

Para tomar algo antes, no te van a faltar sitios entre el Promenade, El Puertito, Magnum… La parte alta de Ledesma se ha convertido en una zona de picoteo gourmet muy interesante.

 

¿Qué te parece el plan?